Cómo te puedo ayudar

¿Tienes un problema emocional, mental o físico? ¿Una crisis, una separación, un duelo, una enfermedad…? ¿Te has propuesto volver a empezar y necesitas apoyo para tu nuevo proyecto? Te ofrezco una atención personalizada en un entorno de confianza y empatía con el objetivo de alcanzar el bienestar emocional y psicológico, además de lograr tus metas.


Mi relación terapéutica  es una relación empática, de autenticidad y responsabilidad. Esta relación proporciona un espacio seguro en el que puedes poner palabras a lo que le ocurre y tomar conciencia de cómo te afecta. No dirijo con consejos o pautas directivas, escucho activamente, sin juicios ni valoraciones. Profundizo junto a ti pacientemente respetando tu propio ritmo.Te acompaño en lo que te suceda, exploro tus emociones, recursos, creencias, te señalo lo que forma parte de tu experiencia presente y que tú por ti misma tal vez no seas capaz de ver, pero serás tú quien encontrarás tu propio significado y tu propio camino.

Mujer en sesión de terapia emocional, coaching y flores de Bach

Como Terapeuta  Oficial Registrada, trabajo bajo la supervisión del Código de Práctica del Centro Edward Bach de Inglaterra, el cual establece las normas requeridas para Terapeutas profesionales, y provee un marco de trabajo seguro para Practitioners y clientes.

Comparto la dedicación por los ideales de simplicidad y auto-ayuda del Dr. Bach, quién creía en tratar a la gente como individuos, y no como enfermos. La mezcla más efectiva es siempre la que se escoge personalmente. A lo largo de la terapia, eligiré la mezcla más adecuada para cada momento. Además me concentraré en enseñarte los remedios sobre la marcha, para que  tú  también seas capaz de ayudarte y ayudar a tu familia en un futuro.

Somos cuerpo, pero también mente, emociones y espíritu. El cuerpo tiene una geografía emocional, las emociones reclaman ser vividas, y si un cuerpo presenta un síntoma, es una señal de que hay una emoción no vivida; de modo que, con saber qué síntoma y en dónde aparece en el cuerpo, se podrá saber qué emoción no fue vivida. Si no vivimos una emoción, nuestro cuerpo o nuestra mente gritan. Gritan con una enfermedad, gritan con una depresión, con ansiedad, con insomnio, con alergias…

Todo lo que a la persona le ha ocurrido en su vida, se va grabando en su cuerpo; así que el cuerpo también es memoria, además de historia y síntomas, y tiene una forma de recordar las situaciones conflictivas o traumáticas. El cuerpo no olvida, aunque sí lo haga la mente, y va narrando la historia, como lo hace la enfermedad.

Los problemas respiratorios se relacionan con los problemas con los demás, mientras que los problemas circulatorios se relacionan con los problemas con uno mismo; la digestión se relaciona con las experiencias amorosas y con penas de amor; el enojo se relaciona con el poner límites, entonces la violencia es la respuesta ante el miedo de dejarse invadir. La piel carga con las huellas de la memoria de las caricias, los maltratos, los abusos, los rechazos y las aceptaciones. El sistema nervioso se relaciona con las creencias, pensamientos, regulaciones, vínculos de autoridad y situaciones de control en la vida. Nuestros miedos se aposentan en los riñones, la tristeza en los pulmones; en las enfermedades de los huesos podemos mencionar las depreciaciones, la desvalorización, dependencias, desorganización, etc.  Así podemos ir haciendo una lectura emocional en cada parte de nuestro cuerpo. El cuerpo interpreta los deseos del alma, y lo más importante es estudiar lo que el cuerpo expresa, para de allí saber lo que el alma quiere expresar.

Las flores de Bach, unidas a otras esencias florales de Nueva Generación (Flores de California, Mediterráneo, Orquídeas, Flores de Australia, Flores del Alba, Rosas de Percival y Esencias Áureas) y herramientas como el  coaching, programación neurolingüística ( P.N.L.), bioenergética, arteterapia, terapia del sonido etc., tienen aplicación en un amplio abanico de indicaciones.

INDICACIONES

Superación de problemas psíquicos y gestión de emociones como:

Depresiones, ansiedad, insomnio, trastornos de conducta y aprendizaje, estrés, apatía, tristeza, miedos de todo tipo, timidez, indecisión,  fobias, dificultad en las relaciones, superación de obstáculos, superar procesos de pérdida o duelo (separaciones, muertes, etc.), hiperactividad, falta de memoria, crisis vicenciales, situaciones traumáticas, maltratos, procesos de enfermedad, dependencias, celos, vergüenza, baja autoestima, culpa, falta de empatía, agresividad, ira, rencor, sometimiento, egoísmo, soledad, dificultad en las relaciones sociales, impaciencia, obsesiones, pensamientos recurrentes, posesividad, victimismo, negatividad, falta de energía o estímulo en el día a día, fanatismo, falta de asertividad, etc.

Indicaciones físicas y funcionales:

Dolores de todo tipo, vértigos, alergias, enfermedades reumáticas, osteoporosis, trastornos de la alimentación, adicciones; problemas digestivos, problemas articulares, problemas inflamatorios, ginecológicos, musculares, hormonales, dermatológicos, circulatorios, inmunológicos, respiratorios, menopausia, patía sexual o anorgasmia; ayuda a mejorar síntomas en enfermedades como alzeimer, parkinson, esclerosis, lupus, etc. Mejora emocional en procesos de enfermedades difíciles o crónicas como cáncer o enfermedades degenerativas.

La paciente nunca debe abandonar el tratamiento prescrito por su médico o psiquiatra en procesos de enfermedades físicas o mentales, siempre debe hacerse bajo su supervisión; si bien la experiencia clínica nos demuestra, que las esencias florales suelen acortar  bastante el tiempo de tratamiento.

Sanar las emociones con terapia floral
Asímismo, nos pueden ayudar en nuestra evolución interior y el crecimiento personal, pudiendo trabajar  y lograr aspectos como:

 

Elaborar nuevos proyectos y Metas. Autoconocimiento y redefinición. Adaptación a los cambios físicos o vivenciales. Aceptarnos  tal y como somos. Logro de autoestima. Confianza interna. Seguridad. independencia. Aprender a estar sola. Gestión de emociones. Tomar contacto con partes inconscientes de la personalidad. Vivir el presente. Eliminar los miedos. Desarrollo de habilidades y asumir defectos. Proceso de individuación. Armonizar el yo. Superar obstáculos. Pensar y hablar en positivo. Encontrar nuevas cualidades y autorrealización. Eliminar creencias limitantes. Ver los errores del pasado como experiencias de aprendizaje. Reafirmar o redefinir valores. Aceptar la marcha de los hijos. Eliminar egos. Asumir la nueva etapa de la vida. Reorientar la energía. Reorientarse profesionalmente. Tomar conciencia. Tomar decisiones. Amar la vida. Mirar al futuro con optimismo. Aprender a perdonarse. Extraer todos los potenciales internos. Desarrollar o potenciar la creatividad. Descubrir la enseñanza que proporcionan las enfermedades. Descubrir nuestra misión de vida. Desarrollo espiritual.  Aprender a amarse a una misma etc.

 

Es importante recordar que la verdadera curación no consiste solamente en eliminar el dolor físico o emocional, sino también, y lo que es más importante, ayudar a la persona a llegar a comprender el significado que ha producido tal sufrimiento. Esto viene a demostrar el modo en que las Terapias florales y el Coaching pueden suponer una herramienta de transformación y autodesarrollo.
Coral Vegas

Salamanca (España)

Contacta Conmigo

CRÉETE-CRÉATE
Sígueme